Pensando con perspectiva

febrero 14, 2012 § Deja un comentario





Visto aquí

Telepobre

abril 28, 2011 § Deja un comentario

Feliz el que tiene sus lugares de duración

abril 11, 2011 § Deja un comentario

A nuevas alegrías torna el sol,
Con rayos nace el día, como las flores,
El ornato de la Naturaleza a los sentidos aparece,
Como cuando nacen Canto y canción.

En el fondo del valle un nuevo mundo surge,
Apacible es la hora matinal de la Primavera,
El día brilla desde las alturas, la vida del anochecer
Dada nos es para contemplar el íntimo sentido.

Hace no mucho, algunos de los de grupo_numax, acompañados de amigos de Tiento, fuimos a hacer el dominguero. Recorrimos el siniestro Madrid Río, parque de diseño muy agradable y con bastantes árboles, todo sea dicho, dedicado a soterrar la M-30 madrileña y a revalorizar el suelo de esa zona (el terreno cercano donde se encontraba la antigua fabrica de cerveza Mahou, por ejemplo). En Madrid Río el Matadero es una pieza importante, porque como ya comentábamos, para gentrificar, la cultura viene muy bien. Esa es la razón por la que Matadero no está en recesión salvaje, lo que no está nada mal, no nos entiendan erroneamente.

Del Madrid Río bajamos por la rivera del Manzanares, atendiendo a como el río se iba haciendo más sucio y las aceras más viejas, hasta que llegamos a VillaVerde, y seguimos hasta el final del carril que acompaña la rivera. Tras un pequeño accidente, un amigo y yo fuimos a inspeccionar la zona, cruzando un puente que atraviesa las vías del AVE sobre una montaña barrenada para hacerles hueco. De allí llegamos a un pequeño vertedero de latas y sobre nosotros se veían estos huecos. Entonces recordé de inmediato la Historia que Miriam Straubinger me relataba un día en el que le explicaba la extraña experiencia estética que se tiene al subir al Monasterio del Escorial (residencia de Felipe II), todo granito rodeado de montañas y nubes amenazantes. El Monasterio del Escorial y las habitaciones de Felipe II, habían sido tema de debate en la última reuníon del grupo_numax.
Lo que Miriam me dijo fue que esa experiancia estética, algo similar pero distinta, podía sentirse palpando los huecos de las entanterías de aquellas trincheras. Y tras el atracón de bilis de La revancha de los novatos, recuperando de lunes este mail de Miriam, volvemos a encontrar el río, el precio del suelo, el pasear hacia el lugar donde se ponen las barrenas para borrar el camino y hacer el trayecto.

Estoy en nuestras trincheras. He llegado andando, tratando de no ensimismarme con las casualidades

Decía un sms este sábado

La revancha de los novatos

abril 5, 2011 § 1 comentario

Se cuenta que antes de que a Felipe II se le ocurriera aquello de la Armada Invencible una ardilla podía cruzar la Península Ibérica de una punta a la otra sin bajarse de los árboles. Fue en aquellos gloriosos días cuando se instauró la capital de la Corte en Madrid, con esa operatividad que nos caracteriza a los españoles, fundando una de las primeras ciudades europeas de la Edad Moderna sin un río lo suficientemente caudaloso como para alimentarla por barco, encareciendo y ralentizando el comercio de la capital. Me gusta pensar que eso y la subida de impuestos sobre el suelo, que comenzó como castigo a la picaresca de los ciudadanos que burlaban las leyes de expropiación del segundo piso de sus casas para los habitanes de la Corte, son algunas de las razones de que hoy Madrid sea lo que es.

Mi historia favorita de delirio monárquico es la de aquel canal que quería construirse del Mar Cantábrico hasta Madrid… si es que son la monda esta gente. El derroche, la inoperatividad, el robo del suelo al común y los usos estrafalarios de las canalizaciones de agua, son aún hoy una seña de identidad de los gobernantes que habitan Madrid. Si antes de la Armada invencible una ardilla podía cruzar España de punta a punta sin bajarse de los árboles, hoy después de Alberto Ruiz Gallardón y Cia, un skater puede cruzar Madrid de una punta a otra sin bajarse de su tabla.

En el grupo_numax, aventuramos algunas razones conspirativas para explicar las relaciones entre la deforestación y el patinaje, algo que, como verán, no es tan descerebrado. Hemos encontrado las razones gracias a un video firmado por Ivan Parlorio llamado CASTIZO, lo que según Kultura urbana es una iniciativa cultural, o lo que es lo mismo, una maniobra de propaganda.

(El video original llamado CASTIZO fue descargado en su día y vuelto a subir a nuestro vimeo como documentación del desparacido)

Fue una amiga de Fast Gallery quien me habló por primera vez del Loby Skater y fue al ver el principio de este video cuando pensamos en la relación evidente con las ardillas y la corte. Todo hace pensar que es este mismo Loby el que posee la marca DC que patrocina el video. Y es evidente que el Loby Skater ha presionado al ayuntamiento para allanar las plazas, hormigonar la tierra, cortar los arboles y convertir esta ciudad en una preciosa pista de patinaje.
¿Que otra razón lógica puede haber para destruir así una ciudad?

No nos malinterpreten, no tenemos nada en contra de los patinadores, ese grado de la adolescencia perpetua donde todos hemos querido vivir alguna vez. Tampoco se engañen, algunos de nosotros visitamos el Palentino, creemos que existe la cultura de club, usamos medios de transporte divertidos, usamos gafas y merodeamos de vez en cuando por esos barrios de los que aquís se habla.
Pero esto, esto es vergonzoso. El señor del Palentino, que no tiene que ver con esta pulla, se convierte en contextualizador histórico, de ese “ahora estamos mejor” y “no nos podemos quejar”. Esta historia muy común al hablar del final de los 80 y la heroína, coincide con la historia de Chueca, un barrio gentrificado de una manera algo más independiente.
Lo de Triball no tiene nombre y no merece nuestro respeto. Triball es ese monstruoso proceso de gentrificación que ha decidido saltarse unos cuantos pasos en el modelo de crecimiento de Sohos anglos, para plantar las tiendas de ropa y diseño en los puticlubs aún olorosos de los alrededores de la Calle Ballesta. Esa zona que durante un año antes de la invasión del ayuntamiento se describía en la prensa como “el triángulo del Bronx” de Madrid, en un alarde de sutileza periodística recurriendo al referente neoyorkino, para recordar que donde hubo drogas y boombox, hoy debe haber hipsters.

Madrid no es ya una ciudad como cualquier otra, ese espacio urbano posmoderno (pienso en Jameson) donde todo es igual que cualquier otro lugar del mundo. Ahora lo importante es hacer imagen de marca, una ciudad donde puedes “tomarte unas cañas y sentirte de aquí de toda la vida”, donde la ciudadanía y lo social hayan desaparecido y solo quede la costra (que no la pátina) de esa castizidad. Yaiza Hernández lo explicó muy bien en Piensa Madrid 3. Y para rematar, en una ciudad donde triunfa el buen-rollo y se prohíbe fumar, gritar, escupir… que mal llevamos la europeización liberal esta.

Frases como “me inspira un montón” “estar en contacto con gente que crea” “yonkis, gente chunga y tal” (¿te has visto?, puntero ¡pelagatos!) o “señoras de toda la vida” son el tipo de proclamas  necesarias para entrar a formar parte del Loby que pretende convertir una ciudad en una pista de patinaje. Lo importante es sentirse de la ciudad sin tener que vivirla, que cualquiera la pueda pasear.
Esta generación Windsor (el que escribe vió quemarse ese edificio en vivo, alguno recordará esa noche), la generación amiga de la deforestación y el hormigón son hipster, sí, son atolondrados y frívolos… pero sobre todo, llamémosles por su nombre, son amigos de la derecha liberal, son cómplices de este robo.

Madrid tiene sus cosas, es uno de los mejores sitios en los que emborracharse cualquier día a cualquier hora sin que nadie levante una ceja, es un sitio donde cada vez llegan más norteamericanos de turismo, donde las triadas chinas campan a sus anchas con los BMW más caros del mercado, donde uno no se puede sentar en un banco en kilómetros, donde el espacio público desparece bajo las terrazas de verano y los puestos de navidad.
Sería estupendo pensar que la destrucción de esta ciudad viene de la mano de unos simpáticos e inconscientes patinadores, cuando no es más que otro paso en la desparición del espacio común, un espacio en el que estar sin consumir. Al final parece que sólo podemos habitar esta ciudad como vehiculos y el único consuelo es que este vehículo, al menos, no tenga un motor que también consuma.

Encierro

febrero 19, 2011 § Deja un comentario

Interference Zones (30)

diciembre 15, 2010 § Deja un comentario

Imagen procedente de Wikipedia

Interference Zones (21)

diciembre 2, 2010 § Deja un comentario

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría architecture en numax.