Feliz el que tiene sus lugares de duración

abril 11, 2011 § Deja un comentario

A nuevas alegrías torna el sol,
Con rayos nace el día, como las flores,
El ornato de la Naturaleza a los sentidos aparece,
Como cuando nacen Canto y canción.

En el fondo del valle un nuevo mundo surge,
Apacible es la hora matinal de la Primavera,
El día brilla desde las alturas, la vida del anochecer
Dada nos es para contemplar el íntimo sentido.

Hace no mucho, algunos de los de grupo_numax, acompañados de amigos de Tiento, fuimos a hacer el dominguero. Recorrimos el siniestro Madrid Río, parque de diseño muy agradable y con bastantes árboles, todo sea dicho, dedicado a soterrar la M-30 madrileña y a revalorizar el suelo de esa zona (el terreno cercano donde se encontraba la antigua fabrica de cerveza Mahou, por ejemplo). En Madrid Río el Matadero es una pieza importante, porque como ya comentábamos, para gentrificar, la cultura viene muy bien. Esa es la razón por la que Matadero no está en recesión salvaje, lo que no está nada mal, no nos entiendan erroneamente.

Del Madrid Río bajamos por la rivera del Manzanares, atendiendo a como el río se iba haciendo más sucio y las aceras más viejas, hasta que llegamos a VillaVerde, y seguimos hasta el final del carril que acompaña la rivera. Tras un pequeño accidente, un amigo y yo fuimos a inspeccionar la zona, cruzando un puente que atraviesa las vías del AVE sobre una montaña barrenada para hacerles hueco. De allí llegamos a un pequeño vertedero de latas y sobre nosotros se veían estos huecos. Entonces recordé de inmediato la Historia que Miriam Straubinger me relataba un día en el que le explicaba la extraña experiencia estética que se tiene al subir al Monasterio del Escorial (residencia de Felipe II), todo granito rodeado de montañas y nubes amenazantes. El Monasterio del Escorial y las habitaciones de Felipe II, habían sido tema de debate en la última reuníon del grupo_numax.
Lo que Miriam me dijo fue que esa experiancia estética, algo similar pero distinta, podía sentirse palpando los huecos de las entanterías de aquellas trincheras. Y tras el atracón de bilis de La revancha de los novatos, recuperando de lunes este mail de Miriam, volvemos a encontrar el río, el precio del suelo, el pasear hacia el lugar donde se ponen las barrenas para borrar el camino y hacer el trayecto.

Estoy en nuestras trincheras. He llegado andando, tratando de no ensimismarme con las casualidades

Decía un sms este sábado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Feliz el que tiene sus lugares de duración en numax.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: