Diario de trabajo: ¿La guerra ha terminado? Arte para un mundo dividido (1945-1968)

abril 14, 2011 § Deja un comentario

6.- El Sur

Desde su particular posición de “Museo del Sur”, el Museo Reina Sofía mantiene como su otra misión prioritaria el poner en valor y activar la potencia poética y crítica de esas modernidades incómodas respecto a la narración central, aunque evitando caer en una visión atomizada y desarticulada de las mismas que no haría sino reforzar el discurso dominante. En este sentido, se presenta, por ejemplo, el Arte Concreto latinoamericano en diálogo directo con la obra de Jorge Oteiza evitando que aparezcan como singularidades idiosincráticas encerradas en sí mismas’

Carrillo, J., Peiró, R. (2010): “¿La guerra ha terminado? Arte en un mundo dividido (1945-1968)” en ¿La guerra ha terminado? Arte en un mundo dividido (1945-1968). Madrid: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, p. 14.

Un elemento que unía a gran parte de las clases dominantes en el continente americano era la apuesta decidida por aquello que mostraba explícitamente los rasgos de la vanguardia, que constituía su aspiración a la aristocracia y a un poder cultural total. Esa aspiración adquirió la forma de lo que T.J. Clark ha definido como vulgaridad, en contraposición a lo popular y también al refinamiento esteticista: una inclinación hacia la simplicidad, lo directo, lo inocente, la impetuosidad,, los colores chillones y lo emocional. En Latinoamérica la vulgaridad tendía hacIa una estética constructivista, en Estados Unidos promovía la gestualidad y la acción.

Borja-Villel, Manuel J. (2010): “Al final de la utopía” en ¿La guerra ha terminado? Arte en un mundo dividido (1945-1968). Madrid: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, p. 7.

Anuncios

Diario de trabajo: ¿La guerra ha terminado? Arte para un mundo dividido (1945-1968)

abril 4, 2011 § Deja un comentario

5.- Arte en un mundo dividido

“Esta nueva instalación de la Colección recorre las transformaciones artísticas en la posguerra mientras empieza a conformarse una geopolítica internacional tensionada entre dos mundos y sistemas antagónicos, Estados Unidos y la Unión Soviética”.

Texto de la presentación en la web que se ilustra con esta fotografía (sala 427)

“Si la pura visibilidad y la descorporeización de la experiencia estética habían sido constantes en las vertientes más idealistas de la modernidad, éstas alcanzarán ahora toda su dimensión. Ese desarrollo coincidió con la aparición de una omnipresente sociedad de consumo y con una serie de cambios políticos que conllevaron un nuevo equilibrio de poderes y determinaron nuestra percepción del mundo. Un mundo que se nos presenta polarizado y dividido en dos hemisferios geopolíticos, uno liderado por Estados Unidos, el otro por la Unión Soviética. En el primero, la palabra clave será “libertad”, en el segundo “igualdad”. Ambos se definen antagónicos y excluyentes, aunque en realidad se complementaban mutuamente. El arte y la cultura no fueron ajenos a estas tensiones y las polémicas entre defensores a ultranza de la figuración y el realismo, como forma de transformación social, y aquellos que abogaban por un arte individualista y de naturaleza abstracta fueron continuas.

Borja-Villel, Manuel J. (2010): “Al final de la utopía” en ¿La guerra ha terminado? Arte en un mundo dividido (1945-1968). Madrid: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, p. 5.

Diario de trabajo: ¿La guerra ha terminado? Arte para un mundo dividido (1945-1968)

abril 2, 2011 § Deja un comentario

4.- Serge Guilbaut

“Con el posterior estallido de la contienda mundial, la Europa de las vanguardias asistió al final de la utopía, provocado por el derrumbamiento de ideales e ideologías, que desencadenó la crisis de los valores en los que se fundamentaba su propia noción histórica. Para los artistas europeos representó un paréntesis para la reflexión sobre el camino que debería seguir el arte a partir de ese momento. El miedo de muchos a ser movilizados por culpa de la guerra, a los arrestos y a la persecución nazi, provocaron una diáspora hacia la zona francesa no ocupada, de donde partieron casi todos a Estados Unidos o países neutrales. Los que optaron por el exilio americano ayudaron a traducir el movimiento moderno a los jóvenes artistas estadounidenses, y convirtiendo Nueva York en la «capital del arte moderno»”

Fragmento del texto de sala 206/11 (lo hemos subido completo a nuestro box).

“La historia oficial cuenta con detalle cómo Nueva York le robó la idea de arte moderno en París. Pero lo que no se dice es que ese arte moderno, cuya antorcha ambas proclamaban poseer, era sólo una parte de la historia”

Borja-Villel, Manuel J. (2010): “Al final de la utopía” en ¿La guerra ha terminado? Arte en un mundo dividido (1945-1968). Madrid: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, p. 6

Serge Guilbaut es el autor How New York Stole the Idea of Modern Art (originalmente publicado en 1983) y ha comisariado (junto con Manuel Borja-Villel) Bajo la bomba. El jazz de la guerra de imágenes transatlántica. 1946-1956 . Este vídeo es el único que aparece relacionado con la presentación de ¿La guerra ha terminado? Arte para un mundo dividido (1945-1968) en él Guilbaut reflexiona sobre esta dialéctica EE.UU/Europa.

Diario de trabajo: ¿La guerra ha terminado? Arte para un mundo dividido (1945-1968)

marzo 31, 2011 § Deja un comentario

3.- Al final de la utopía (antecedente)

Europa en conflicto. El final de la utopía (Texto sacado de Sala 206/11)

El estallido de la Guerra Civil española (1936-1939) y de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) supuso el final de la utopía de la Europa de las vanguardias, provocado por el derrumbamiento de ideales e ideologías, que desencadenó la crisis de los valores en los que se fundamentaba su propia noción histórica. En España la contienda despertó el interés y la solidaridad de artistas e intelectuales de todo el mundo, tanto con su participación directa en la lucha, como con su apoyo ideológico desde fuera de nuestras fronteras.

Para los artistas europeos ésta época supuso un paréntesis para la reflexión sobre el camino que debería seguir el arte a partir de ese momento. El miedo de muchos a ser movilizados por culpa de la guerra, a los arrestos y a la persecución nazi, provocó una diáspora hacia la zona francesa no ocupada, de donde partieron casi todos a Estados Unidos o países neutrales.

Imágenes que acompañan este texto:

Link institucional sobre el trabajo

 

 

Link institucional sobre el trabajo

 

 

Link institucional sobre el trabajo

Diario de trabajo: ¿La guerra ha terminado? Arte para un mundo dividido (1945-1968)

marzo 29, 2011 § Deja un comentario

2.- Contacto establecido 

Diario de trabajo: ¿La guerra ha terminado? Arte para un mundo dividido (1945-1968)

marzo 28, 2011 § Deja un comentario

1.- Un posible cronograma.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría research1 en numax.